viernes, 15 de octubre de 2010

Embrollo en la codificación de enfermedades


Una noticia de prensa de sugerente titular, “De baja por accidente en nave espacial”, recoge quejas de médicos de familia gallegos, porque a esta extravagancia causal se une la dificultad en la búsqueda de diagnósticos más probables, con los correspondientes códigos de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE), embrollándose mucho la Gestión informática de la Incapacidad Temporal (IT). La codificación de enfermedades es imprescindible para la emisión de partes de IT electrónicos. El que se recojan en la CIE accidentes anecdóticos no oculta una realidad: la dificultad para codificar muchos procesos por las barreras del programa informático IANUS del Servizo Galego de Saúde (SERGAS), que no procesa palabras clave. En cierto modo pasa también con la Clasificación Internacional de Atención Primaria (CIAP) para la codificación en la historia clínica electrónica. Las consecuencias consabidas: pérdida de tiempo y de la paciencia. El problema no es el hecho de codificar, sino la forma en que se ofrece la codificación, que se convierte a menudo en una auténtica pesadilla, como se puede ver en este video en el que se dramatiza el proceso: “Dramatización de la Atención Primaria de Salud”.


Esto me da pie para recordar las grandes clasificaciones internacionales de enfermedades y otros problemas de salud:

Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Es una clasificación de referencia que además de enfermedades incluye síndromes; se emplea en informes de alta hospitalaria. El listado de enfermedades de la CIE deriva de la «Lista de causas de muerte» del Instituto Internacional de Estadística iniciada en 1893. Consta de 21 capítulos, incluyendo un código alfanumérico de tres o cuatro dígitos, indicando mediante una letra el capítulo y un número para los diferentes síndromes; ejemplo: “M06.0 Artritis reumatoide seronegativa”. La OMS viene coordinando la revisión periódica de esta clasificación desde 1948.

Clasificación Internacional de Atención Primaria (CIAP) de la Organización Mundial de los Médicos Generales / de Familia (WONCA). Otra clasificación de referencia que recoge motivos de consulta y problemas de salud; más útil para el primer nivel asistencial, que suele manejar síntomas y signos en vez de diagnósticos específicos. Se basa en códigos alfanuméricos de tres dígitos: el primero es una letra que representa un aparato o sistema orgánico de un total de 17 capítulos; el segundo y el tercero los forman números, referidos a signos o síntomas, procedimientos administrativos, diagnósticos, medidas preventivas o terapéuticas, resultados de pruebas complementarias, derivaciones, seguimiento y otras razones de consulta, enfermedades y problemas de salud; ejemplo: “F01 Dolor ocular”.

Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM). Es la clasificación correspondiente a la Asociación Psiquiátrica Americana (APA) y que usan clínicos e investigadores de todo el mundo. Consta de 5 ejes, incluyéndose en cada uno diferentes categorías (Eje I: Trastornos clínicos y estados no atribuibles a trastornos mentales que merecen atención o tratamiento; Eje II: Trastornos de personalidad y del desarrollo; Eje III: Trastornos y estados somáticos; Eje IV: Problemas psicosociales y ambientales; Eje V: Evaluación de la actividad global). En los distintos ejes entran diferentes categorías de enfermedad mental.

7 comentarios:

  1. Uno de nuestros principales problemas es que se ha impuesto nuestra visión del mundo, la de los ingenieros-informáticos, creemos que el ser humano es como un ordenador y, eso es mentira, "no existen las enfermedades, existen los enfermos" si eso lo aplicásemos a la vida real, nos iría mucho mejor. Porque te aseguro que no es igual hacer un programa informático partiendo de una base que partiendo de la base contraria .... pero seguimos "enfrascados" en visiones estrechas y, así nos va ....

    Nota: Soy ingeniero y vivo con un informático.

    ResponderEliminar
  2. No sabes cuánto agradezco tu comentario, estimada Juana. El aforismo de Marañón que citas resume la filosofía de la relación médico-paciente. Pero nuestro sistema sanitario obvia esta gran verdad y sus teóricos, obcecados en la idea de la productividad (precisamente ahora estaba dándole vueltas a esta cuestión), prefieren centrarse en objetivos alejados del buen servicio asistencial.
    Un saludo y gracias por pertinente aportación.

    ResponderEliminar
  3. Mira tú .. la CIAP es la única, para esa cualidad del aforismo, que permite registrar por RAZON de consulta= "lo que dice el enfermo sin juicio o interpretación del profesional". Por otra parte las clasificaciones no las hacen los informáticos. Para finalizar .. en definitiva, tú que propones, o solo te quejas.

    ResponderEliminar
  4. El problema, anónimo, es tratar de codificar en los programas informáticos que tenemos, que "roban" más tiempo de lo deseable en el manejo de alta tecnología. El ejemplo gráfico de la "Dramatización" lo deja bastante claro.

    Muchísimas "razones de consulta" habituales no dirijen directamente a la establecida en el código CIAP; podría poner cientos de ejemplos, pero no viene al caso, bien conocidos por quien vive a diario las dificultades de codificación.

    Las clasificaciones no las hacen los informáticos, pero reciben notificación de las incidencias en el registro correspondiente que está en su mano subsanar.

    Me quejo por detectar un problema y propongo que se subsane; es una evidente cuestión de calidad en el proceso.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Algunas perlitas del CIE 10.

    a) el orden de agrupación por letras parece tirado por los pelos, infecciosas A B, se supone que es por frecuencia verdad, pero luego está neoplasias??, luego psiquiátricas en F y luego neurológicas en G, hum deben estar cerca porque se originan en el cerebro, y luego I cardiacas, J respiratorias, entonces el orden no es por frecuencia si no por la proximidad del aparato o sistema con las nubes del cielo.

    b) el CIE 10 no brinda información de la severidad o pronóstico de las patologías en cuestión.

    c) el CIE 10 no brinda información sobre complicaciones, ya que algunas patologías se tratan de forma diferente si son primarias o secundarias.

    d) mucho peor son las codificaciones derivadas del CIE 10 para los reposos médicos o certificados de incapacidad temporal laboral, ese esperpento ya tendrá su momento en mi blog.

    esas son las perlitas, como seran los diamantes, verdad amigo José Manuel

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. No pretendamos hallar un orden lógico, querido Tony, porque acabaremos enloqueciendo. Habrá que aceptar, sin más, esta clasificación como supuesto resultado de un acuerdo internacional, convenido por expertos. Y resignarse a codificar en la medida de lo (buenamente) posible.

    Nota.- He eliminado el comentario anterior porque le había respondido, por error, a nuestro amigo Lizardo.

    ResponderEliminar