viernes, 13 de diciembre de 2019

Ante la presencia de adenopatías



1. El significado de una adenopatía —o linfadenopatía—, estado patológico de aumento de tamaño y/o consistencia de un ganglio linfático, determinará la decisión terapéutica. La adenopatía supone un aumento de tamaño (adenomegalia): ganglio linfático de 1 cm de diámetro o más; y cuando presenta inflamación hablamos de adenitis —o linfadenitis—, aunque habitualmente todos estos términos se superponen. Por otra parte, se denomina linfangitis a la inflamación de los canales linfáticos.

2. Las adenopatías pueden aparecer de forma única o múltiple, localizadas o generalizadas. Son localizadas cuando están presente en una sola área del cuerpo, y generalizadas cuando están presente en ≥ 2 zonas del cuerpo. Además, pueden ser inflamatorias o no inflamatorias. Las adenopatías cervicales son las formas localizadas más frecuentes, pero pueden ser supraclaviculares, axilares, epitrocleares, inguinales, poplíteas...

1a
Adenopatías cervicales
Fuente

1b
Regiones ganglionares
Fuente

3. Su patogenia puede obedecer a diferentes causas. "El crecimiento de los ganglios linfáticos puede ser producido por: 1) respuesta inmunitaria fisiológica a un antígeno, 2) infiltración por células inflamatorias, 3) invasión de células neoplásicas o 4) infiltración por macrófagos cargados de metabolitos en enfermedades de depósitos". [AMF]

4. La mayoría de las adenopatías (60%) son de causa infecciosa, o reactiva, sobre todo en gente joven; son dolorosas, blandas y móviles, acompañándose de un foco de infección. Suele hablarse de adenopatías inflamatorias o típicas, frente a las tumorales o atípicas. En muchos casos limitados no se determina la causa (idiopáticos). Después de los 50 años aumenta la incidencia de enfermedades malignas, hallándose en estos casos adenopatías duras e indoloras, móviles (linfoma de Hodkin) o adheridas a planos profundos (metástasis), y acompañándose de signos generales persistentes: fiebre, sudoración, malestar general... o síndrome constitucional (pérdida de peso, anorexia, astenia).

2a
Etiología de adenopatías

2b
Pistas etiológicas

2c
Localización y posibles causas
Fuente

5. El diagnóstico precisa la sistemática de costumbre en medicina: anamnesis, exploración física y, si es preciso, pruebas complementarias (Hemograma, extensión de sangre, VSG; serología VEB,  VIH, CMV, VHB; Mantoux; Rx tórax; ECO/TAC, PAAF/Biopsia) que nos darán las claves para determinar la etiología y proceder al tratamiento causal. Con especial atención a los signos de alarma.

6. El tratamiento de las adenopatías es sintomático (antiinflamatorio) y causal, indicándose antibióticos en caso de infección bacteriana. Se desaconsejan los corticoides, por su efecto linfocítico (pueden dificultar diagnóstico de algunas enfermedades hematológicas o activar una infección subyacente), excepto en la obstrucción faríngea por agrandamiento linfático del anillo de Waldeyer en una mononucleosis que pueda comprometer la vida del paciente. [AMF]

3a
Algoritmo diagnóstico
Fuente
VEB: Virus Epstein Barr. HIV (VIH): Virus Inmunodeficiencia Humana.
CMV: Citomegalovirus. VHB: Virus Hepatitis B.

3b
Signos de alarma
Fuente

***
Enlaces
Adenopatías (AMG: Actualización en Medicina de Familia)
Adenopatías (G.I. Mestre Reoyo, J.M. Jiménez-Hoyuela)
Linfadenopatías (Manual MSD)

No hay comentarios:

Publicar un comentario