viernes, 19 de enero de 2018

El abandono de la atención primaria



La AP es invisible. Y lo comprobamos todos los días en los correos que nos llegan del “Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales” de la Gerencia de Gestión Integrada, que más bien parece un medio de propaganda. Todas las noticias son hospitalarias. Pero, además, en los centros de salud comprobamos deficiencias que solo son salvadas por la voluntariedad de médicos y enfermeras.

  • No hay paneles informativos modernos (electrónicos), perviven obsoletos que precisan correcciones a mano. 
  • No hay un punto de atención al paciente (solo administrativos que recogen reclamaciones).
  • No hay celador para ordenar las salas de espera. 
  • Las escasas auxiliares de enfermería han sido convertidas en almacenistas, perdiendo absolutamente su función sanitaria. 
  • La falta de presupuesto y el abandono se evidencian en la inexistencia de mantenimiento de mobiliario y equipos informáticos. 
  • Los profesionales aguantan una presión asistencial desmedida, sin cobertura de ausencias ni estrategias asistenciales en momentos clave. 

Y en una situación deplorable del primer nivel asistencial, los gestores sanitarios siguen mirando hacia el hospital, que es lo que vende, cacareando los avances tecnológicos y olvidándose completamente de lo humanístico, la parte más importante de la medicina. El abandono de la atención primaria es absoluto. Pero mucha culpa la tienen los propios médicos de familia, desunidos y discrepantes.

La invisibilidad de la atención primaria se evidencia en el absoluto olvido de los centros de salud, y la chapuza como marca nacional...

Centro de salud sin cuidados y mantenimiento: un ejemplo de desidia

2 comentarios:

  1. Estimado José Manuel, con tu permiso, "cuelgo" tu entrada en el blog del C.S San Blas (Parla) en el que hemos tenido un serio problema con los ordenadores hace un par de semanas. https://saludsanblas.wordpress.com/
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que tienes mi permiso, Ezequiel.
      Otro cordial saludo y gracias por pasarte por mi espacio.

      Eliminar