miércoles, 24 de enero de 2018

La psiquiatrización de la sociedad


No están vendiendo enfermedades psiquiátricas con el fin de vendernos píldoras de la felicidad. Nos estamos convirtiendo en una sociedad de adictos a las pastillas. Allen Frances

Allen Frances, uno de los psiquiatras más prestigiosos de EEUU, ha estado recientemente en España hablando de la psiquiatría y como está relacionada con la sociedad. (...)

El doctor Frances está involucrado en la elaboración del libro DSM, manual estadounidense dónde se recogen los diagnósticos de las enfermedades. Colaboró en la tercera edición y dirigió la cuarta. En la quinta edición no ha participado y es la que más críticas está levantando. En esta última edición se han categorizado enfermedades que el doctor Frances no considera como enfermedades reales, un ejemplo de ello sería la adicción al sexo. Según su punto de vista y el de muchos otros especialistas, lo que se pretende es psiquiatrizar a la sociedad

¿Somos todos enfermos mentales? Manifiesto contra los abusos de la Psiquiatría (Ariel) es como se llama su libro y el motivo de su visita a Madrid. En el afirma que si siguiese los patrones del nuevo DSM, el mismo padecería un trastorno neurocognitivo menor ya que según se hace mayor se olvida de algunas cosas, también sufriría el síndrome de atracones ya que le gusta comer y todo lo que ve o tiene a su alcance se lo come. 

Además del manual, también es muy culpable de querer achacar enfermedades a todo el lobby de la industria farmacéutica. (...) Por ello se necesita una reeducación que afecte a toda la población. Muchos pacientes se sienten mal y piensan que por ir al médico y que éste les recete una pastilla van a estar mejor y no siempre es así. 

Su homólogo el doctor Peter Gotzsche, director del Nordic Cochrane Center (centro dedicado a evaluar la evidencia científica en tratamientos médicos, denuncia que el uso de medicamentos prescritos es la tercera causa de muerte después del cáncer y de las enfermedades cardíacas. (...) “algunos medicamentos, como los antidepresivos, tienen una eficacia similar a la del placebo”. 

Según las estadísticas, España ocupa el segundo puesto en consumo de tranquilizantes. Antonio Cano, catedrático de Psicología de la Universidad Complutense afirma: “No somos un país con más trastornos de ansiedad. Tendemos a psicopatologizar algunos problemas de la vida, por ejemplo, el duelo. La tristeza es normal tras perder a un ser querido. Ir al médico a sabiendas que te va a dar una pastilla es patologizar un problema que no es una enfermedad. La OMS dice que en los duelos no se deben dar psicofármacos. No lo dice por cuestión ideológica sino porque hay personas que se pueden enganchar para toda la vida”. 

Otro problema que puede derivar al uso incontrolado de los fármacos es la atención primaria. Los médicos de esta unidad tienen aproximadamente tres o cuatro minutos para atender a cada paciente. (...) En España, ha aumentado el consumo de ansiolíticos e hiptnóticos en un 57,4% entre el año 2000 y 2012. Muchos de los problemas emocionales o psiquiátricos están derivados de la crisis económica: ansiedad y depresión por el paro, situación económica, fracaso escolar, etc. 


Allen Frances: Abusos de la Psiquiatría y algunas enfermedades inventadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario