martes, 2 de enero de 2018

El doloroso ejercicio de la medicina


La medicina no es una profesión fácil. Es más, su ejercicio se ha complicado mucho en las últimas décadas. Tanto es así que muchos veteranos ansían el retiro, y si pudiesen volver atrás escogerían otra senda profesional. Es demasiado triste. Pero además no son pocos los médicos jóvenes que renuncian apenas comenzada su andadura, hastiados de las malas condiciones de trabajo, del maltrato de sus superiores y de los políticos de turno; en definitiva, del escaso o nulo reconocimiento a su labor. Un ejemplo es el de Adam Key, ginecólogo que dio testimonio escrito en This is going to hurt you (Esto te va a doler), por las presiones a las que estaba sometido. Tras abandonar la medicina, se dedica serenamente a escribir comedias, sin el anterior estrés.

Son casos en los que la aversión a la profesión supera el amor al arte médico (vocación), y el placentero ejercicio de la medicina se vuelve doloroso.

Y es que por muy digno que sea el desempeño de la medicina, por muy humana y satisfactoria que sea la contribución a aliviar el malestar ajeno, todo tiene su límite; un límite que se acorta cuando otros te perjudican, poniendo en mayor riesgo la vida de las personas que debes tratar y, además, perjudicando tu propia salud. Por eso es de agradecer que se cuenten experiencias personales como ésta, para que sean de conocimiento público y, sobre todo, para que quienes tengan en mente elegir la senda hipocrática conozcan el medio en el que se habrán de desenvolver y no se lleven a engaño. Pues la oportuna información facilita la adecuada decisión.

Pero, a pesar de todo, la medicina es seguramente el más digno oficio...

Ser médico

2 comentarios:

  1. Mi querido José Manuel: cuánto tiempo sin hablar; espero que estés pasando unas fiestas estupendas y que todo te vaya bien. Te agradezco mucho este documental, que no conocía; me ha gustado mucho. Te contaré que el mayor de mis hijos se dedica a la neurocirugía (acaba la residencia en Mayo) y que conozco de cerca las circunstancias a las que te refieres. Me regaló recientemente un libro, con estas palabras: "para que sepas mejor a qué me dedico y cómo es mi profesión". Quizás ya lo conozcas; se titula "Ante todo no hagas daño" de Henry Marsh. Me ha impresionado mucho. Te lo recomiendo si no lo has leído, estoy segura de que te gustará tanto como a mi. Creo que la vuestra es la más difícil y la más entregada de las profesiones.
    Te mando un abrazo muy grande deseándote un felicísimo 2018.
    ¡Moito bicos meu amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto me alegro de tu visita, querida Lola. El documental tiene su interés, y probablemente más el libro de Henry Marsh que te recomendó tu hijo, un ensayo que se inspira en el principio de no dañar, primum non nocere. He leído favorables reseñas, y tengo pendiente leerlo completo, pues ya lo había recogido en la entrada "Literatura y Medicina".

      https://medymel.blogspot.com.es/2014/04/literatura-y-medicina.html

      Quizás este listado pueda serle útil a tu hijo neurocirujano. Tenemos mucho para leer y lo que necesitamos es tiempo, y por supuesto ganas.

      ¡Besos, amiga, Felices Reyes y Felicísimo 2018!

      Eliminar